Artrosis Articular

Artrosis Articular

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:cirugia ortopédica
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Última modificación de la entrada:12 abril 2020

Dra Bàrbara Oller especialista en artrosis articular

LA ARTROSIS

La artrosis es la forma más común de artritis, es un proceso de degeneración del cartílago protector que recubre los extremos de los huesos que forman parte de una articulación. Aunque la artrosis puede afectar a cualquier articulación, las articulaciones que se afectan más frecuentemente son las rodillas, las caderas, las articulaciones de las manos y la columna vertebral.

El desgaste de las articulaciones no se puede revertir pero los tratamientos se enfocan para controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Mantener un buen control del peso, realizar un ejercicio físico moderado y algunos tratamientos ayudan a retrasar el avance de la enfermedad, controlar el dolor y preservar la función de las articulaciones.

Causas

La artrosis se produce cuando el cartílago que recubre los extremos de los huesos de las articulaciones se deteriora gradualmente. El cartílago es un tejido que permite un movimiento articular prácticamente sin fricción. Cuando evoluciona el proceso de artrosis, si el cartílago se desgasta por completo, el hueso roza hueso con el hueso.

A menudo se habla de la artrosis como una enfermedad de “desgaste”. Pero además de la descomposición del cartílago, la osteoartritis afecta a toda la articulación. Provoca cambios en el hueso y en los tejidos conectivos que mantienen unida la articulación y que unen el músculo al hueso. También provoca la inflamación del revestimiento de la articulación.

Factores de riesgo:

Los factores que pueden aumentar su riesgo de artrosis incluyen los siguientes:

  • Edad avanzada. El riesgo de tener artrosis aumenta con la edad.
  • Sexo. Las mujeres son más propensas a padecer artrosis, aunque no está claro por qué.
  • Obesidad. El sobrepeso contribuye a la artrosis de varias maneras, y mientras más peso tenga, mayor será tu riesgo. Un exceso de peso causa una sobrecarga mayor en las articulaciones, sobretodo en las de carga como rodillas y caderas.
  • Lesiones articulares. Las antiguas fracturas que hayan afectado a la articulación o algunas lesiones o cirugías (meniscectomías subtotales o totales) pueden incrementar el riesgo de artrosis. Aunque las lesiones fuesen hace años y sanasen en ese momento pueden incrementar el riesgo de tener artrosis en un futuro.
  • Estrés repetido en la articulación. Los microtraumatismos repetidos debido a su trabajo o actividad deportiva podrían favorecer el desgaste de la articulación y así desarrollar artrosis con el tiempo.
  • La genética. Algunas personas heredan la tendencia a desarrollar artrosis.
  • Deformidades óseas. Algunas personas nacen con articulaciones malformadas o cartílagos defectuosos.

Complicaciones:

La artrosis es una enfermedad degenerativa que empeora con el tiempo y que a menudo produce dolor crónico. El dolor y la rigidez en las articulaciones pueden llegar a ser lo suficientemente intensos como para dificultar las tareas diarias.

Diagnóstico:

Se realiza una exploración física para valorar puntos de dolor, presencia o no de exceso de líquido articular, movilizad de la articulación y estado de los ligamentos.

Pruebas de imágen:

Para valorar el estado de la articulación le solicitaremos pruebas complementarias:

Radiografías. Es el estudio básico y esencial para valorar el grado de artrosis. El cartílago no aparece en las radiografías, pero la pérdida de cartílago se revela por el estrechamiento del espacio entre los huesos de la articulación.

Imágenes por resonancia magnética (RM). No es necesario realizar una RM para diagnosticar la artrosis, pero puede ayudar a proporcionar más información en casos complejos. También es útil para diagnosticar el desgaste inicial del cartílago de la articulación.

Artrosis de Rodilla

Tratamiento:

La artrosis es un proceso degenerativo, no se puede revertir, pero los tratamientos pueden reducir el dolor y ayudarle a moverse mejor. El tratamiento debe ser individualizado en función de la edad, grado de artrosis y requerimientos funcionales del paciente.

Medicamentos:

Algunos de los medicamentos que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la artrosis, principalmente el dolor, son los siguientes:

  • Paracetamol. Cuando tenemos un dolor leve moderado.
  • Antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los AINE como el ibuprofeno , el naproxeno, el diclofenaco suelen aliviar el dolor de la artrosis.
  • Los AINE tópicos, aplicados en la piel sobre la articulación afectada tienen menos efectos secundarios y pueden aliviar el dolor de la misma manera.

Terapia:

  • Rehabilitación-Fisioterapia. Un fisioterapeuta puede mostrarle ejercicios para fortalecer los músculos alrededor de la articulación, aumentar la flexibilidad y reducir el dolor. La actividad física de baja intensidad periódica, como nadar o caminar, puede ser igual de efectiva.
  • Terapia ocupacional. Un terapeuta ocupacional puede ayudar a descubrir maneras de hacer las tareas cotidianas sin poner más estrés en su articulación dolorosa. Hay que tener en cuenta la higiene postural para realizar las actividades de la vida diaria y actividades laborales.

Infiltraciones:

Si los tratamientos conservadores no le ayudan, puede tener en cuenta procedimientos como los siguientes:

  • Infilitraciones de cortisona. Las inyecciones de medicamentos corticoesteroides pueden aliviar el dolor en la articulación. Las infilitraciones son intrarticulares, inyectando dentro de la articulación un corticoesteroide y anestésico local. La cantidad de inyecciones de cortisona que se pueden realizar en un año suele estar limitada a tres o cuatro inyecciones, porque el medicamento puede empeorar el daño en la articulación con el transcurso del tiempo.

•Infilitraciones de ácido hialurónico. Las inyecciones de ácido hialurónico también se realizan dentro de la articulación para aliviar el dolor ya que proporcionan lubrificación y cierta amortiguación en la rodilla. El ácido hialurónico es similar a un componente que se encuentra normalmente en el líquido de la articulación.

Cirugía:


  • Osteotomías alrededor de la rodilla. Las osteotomías son una cirugía para realinear las extremidades. Están indicadas cuando la artrosis solo afecta a una parte de la rodilla. El objetivo es realinear la extremidad y trasladar el peso del cuerpo de la parte desgastada a la parte sana.
  • Prótesis articular o artroplastia. En la cirugía de reemplazo articular (artroplastia), el cirujano ortopédico quita las superficies articulares dañadas y las reemplazan por una prótesis que esta formada por con componentes de metal y plástico. Las prótesis pueden ser completa (si hay que sustituir toda la articulación) o parciales (si solo hay daño en una parte de la articulación). Las articulaciones artificiales pueden desgastarse o aflojarse, por lo que es posible que deban reemplazarse con el tiempo.

 

Prótesis de rodilla

Deja una respuesta