Fascitis plantar
La fascitis plantar es una causa frecuente de dolor en el talón.

Fascitis plantar

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cirugia
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Última modificación de la entrada:7 julio 2020

FASCITIS PLANTAR

por la Doctora Bàrbara Oller

¿Cuando nos duele el talón, la fascitis plantar?

La fascitis plantar es una causa frecuente de dolor en el talón.

Se produce cuando se inflama la fascia plantar, que es una banda gruesa de tejido que está en la planta del pie desde el hueso del talón hasta los dedos.

Es muy común que los pacientes se quejen de un dolor punzante que suele aparecer cuando damos los primeros pasos, poco a poco con el movimiento, el dolor en el talón suele ir disminuyendo. Tras largos periodos de reposo, cuando volvemos a movernos, vuelve a reaparecer.

 

Doctora Oller

Síntomas

La fascitis plantar normalmente provoca un dolor punzante en la planta del pie, en la zona del talón. Sobretodo es frecuente cuando damos los primeros pasos al despertarnos, o cuando habiendo estado mucho rato sentados o en reposo volvemos a caminar.

 

Causas

En la planta del pie la fascia plantar sustenta el arco plantar y absorbe el choque al caminar. Cuando hay un exceso de tensión o estrés en esta zona se produce la sobrecarga e inflamación.

 

Factores de riesgo

Algunos factores predisponen a sufrir fascitis plantar

– Edad. La fascitis plantar es más frecuente entre los 40 y 60 años de edad.

– Ejercicio físico. Los ejercicios que provocan mucha presión y tensión ene le talón pueden favoreces el dolor: correr, actividades físicas con salto (voley, basquet).

– Obesidad. El sobrepeso produce una presión extra sobre la fascia plantar.

– Tipo del pie. Las personas que tiene los pies planos, o muy cabos o con un patrón de marcha anómalo realizando una mala pisada, pueden provocar más estrés en esta zona.

– Trabajo: las personas que están mucho rato de pie o con calzado de protección con suelas duras, pueden tener más riesgo de sufrir fascitis plantar.

Doctora Oller

Diagnóstico

El diagnóstico de la fascitis plantar es clínico, es decir tras realizarle la anamnesis o interrogatorio al paciente y preguntar por posibles factores de riesgo que predispongan al dolor, se explorara al paciente para revisar la zona exacta donde duele. (Algunos pacientes tiene dolor en la cara posterior del talón, donde se inserta el tendón de Aquiles, paciente que sufren inflación en esa zona debido a la entesopatía de Aquiles).

Es importante preguntar desde cuando se sufren los síntomas. Aquellas personas que sufren dolor crónico puede ser más difícil su tratamiento. Cuando empezamos a tener dolor crónico también cambiamos la forma de caminar (pisada antiálgica) y esto puede provocar dolor en otras articulaciones como puede ser en rodillas, caderas o espalda.

 

Pruebas complementarias

En general, para realizar el diagnóstico no es necesario hacer pruebas.

La radiografía simple en carga nos ayuda a valorar la forma del pie y algunas veces vemos el espolón calcáneo. El espolón calcáneo es una prolongación de hueso que vemos en el calcáneo (hueso del pie del talón donde se inserta la fascia plantar) y nos indica que la zona inflamada se ha ido calcificando, por lo que el proceso será más crónico.

Otras veces podemos pedir una resonancia magnética para acabar de estudiar la zona inflamada, sobretodo en aquellos pacientes que no responde satisfactoriamente al tratamiento que les damos y para descartar otras causas de dolor en los pies.

 

TRATAMIENTO

Tratamiento conservador:

Tratamiento antiinflamatorio: el tratamiento antiinflamatorio vía oral ( ibuprofeno, diclofenaco, …) es útil en las fases agudas o reagudizaciones. Así como el uso de antiinflamatorios tópicos haciendo masaje en el talón.

Ejercicios de estiramientos y fortalecimiento de la planta del pie, dedos de los pies y musculatura de la pantorrilla.

Frió local: congelar un botella de agua y utilizarla para hacer masaje por la planta del pie y talón durante 10-15 minutos puede ayudar a aliviar los síntomas al disminuir la inflamación.

Rehabilitación. El fisioterapeuta puede enseñarnos ejercicios para estirar la fascia plantar y el tendón de Aquiles, y para fortalecer los músculos de la parte inferior de las piernas. También se pueden aplicar terapias de ultrasonidos y corrientes para disminuir la inflamación en la zona

Plantillas: plantillas ortopédicas (órtesis) prefabricadas o hechas a medida con una zona en el talón más blandas o un agujero, ayudan a redistribuir la presión que sufre el talón y ayudan a descargar el peso.

 

Otros tratamientos

En aquellos pacientes que los tratamientos conservadoraes no consiguen cuarar la fascitis, se pueden realizar:

Infiltraciones: se inyecta anestésico local + corticoesteroides como terapia antinflamatoria justo en la zona que está inflamada. También se pueden hacer infilitraciones de ácido hialurónico.

Terapia de ondas de choque. Generalmente se usa para la fascitis plantar crónica que no ha respondido a tratamientos más conservadores..

 

Cirugía

Algunas personas que no ha mejorado tras ningún otro tratamiento y en aquellos casos severos se puede requerir cirugía. Se puede hacer un corte en la fascia plantar o bien alargar los gemelos haciendo una incisión a nivel proximal en la pierna.

 

Deja una respuesta