Síndrome del Túnel carpiano

Síndrome del Túnel carpiano

SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

El síndrome del túnel carpiano es un trastorno que causa entumecimiento, hormigueo y otros síntomas en la mano y el brazo. Este síndrome se produce por la compresión del nervio mediano al pasar por el túnel carpiano en la palma de la mano.

En general, el tratamiento adecuado alivia el hormigueo y el entumecimiento, y restaura la función tanto de la muñeca como de la mano.

Síntomas

Los síntomas del síndrome del túnel carpiano suelen comenzar gradualmente. Los primeros síntomas suelen ser entumecimiento u hormigueo en los dedos pulgar, índice y medio que aparece y desaparece. Suelen empeorar por la noche y muchos pacientes refieren se despiertan con los dedos dormidos.

Algunos pacientes se quejan también de debilidad en la mano y una tendencia a dejar caer objetos. Esto puede ser por el entumecimiento de la mano o la debilidad de los músculos del dedo pulgar que hacen el movimiento de pinza, los cuales están controlados por el nervio mediano.

 

Causas

El síndrome del túnel carpiano se produce cuando hay alguna causa que comprime el nervio mediano.

El nervio mediano se extiende desde el antebrazo, a través de un pasaje en la muñeca (túnel carpiano) hasta la mano. Como función este nervio recibe la sensibilidad de la base del pulgar y de los dedos índice y dedo medio. También transmite las señales nerviosas para mover los músculos responsables de realizar la pinza, flexión del dedo pulgar índice y flexión del dedo medio (función motora).

Cualquier cosa que comprima o irrite el nervio mediano en el espacio del túnel carpiano puede provocar el síndrome del túnel carpiano.

Factores de riesgo

  • Factores anatómicos. Una fractura de muñeca, o artritis que deforma los huesos pequeños de la muñeca, puede alterar el espacio dentro del túnel carpiano y ejercer presión sobre el nervio mediano.
  • Sexo. El síndrome del túnel carpiano suele ser más frecuente en las mujeres.
  • Diabetes. La diabetes aumenta el riesgo de lesión en los nervios.
  • Enfermedades inflamatorias. Las enfermedades caracterizadas por la inflamación, como la artritis reumatoide, pueden afectar el revestimiento que rodea los tendones de la muñeca y ejercer presión sobre el nervio mediano.
  • Obesidad. La obesidad constituye un factor de riesgo importante de padecer síndrome del túnel carpiano.
  • Alteraciones en el equilibrio de los líquidos corporales. La retención de líquidos puede aumentar la presión dentro del túnel carpiano, lo que irrita el nervio mediano. Esto es frecuente durante el embarazo y la menopausia. El síndrome del túnel carpiano asociado al embarazo generalmente se resuelve solo después del embarazo.
  • Actividad laboral. Las personas que realizan movimientos repetitivos en su trabajo o que sufren microtraumatismos repetidos puedan padecer el síndrome del túnel carpiano.

 

Diagnóstico

El/la Cirujan@ Ortopédic@ realiza una serie de preguntas, una exploración física y algunas pruebas para confirmar el diagnóstico y cuantificar en que grado está afectado el nervio.

  • Electromiograma y Estudio de conducción nerviosa. Estas pruebas miden como funcionan los nervios, si los nervios transmiten correctamente las señales hacia los músculos y como funcionan estos músculos. Está prueba la realizan los Neurofisiólog@s.

Estas pruebas se utilizan para diagnosticar la enfermedad y clasificarla en grados (afectación leve, moderada o severa), para identificar el daño muscular y también puede utilizarse para descartar otras enfermedades.

También nos dan información del pronóstico de la lesión, aquellas lesiones en las que ya existe un daño del nervio (degeneración axonal) o no solo afectación sensitiva sino también pérdida de fuerza y musculatura (afectación motora) son de peor pronóstico ya que el nervio es una estructura con poca capacidad de sanar en personas adultas.

Tratamiento

El tratamiento se individualizará en función de los síntomas y la afectación que presente cada paciente.

Tratamiento conservador o Terapia no quirúrgica

Cuando está patología se diagnostica de forma precoz, los métodos no quirúrgicos pueden mejorar el síndrome del túnel carpiano, entre ellos:

  • Inmovilizar la muñeca con Férula. Una férula ortopédica para que no se mueva la muñeca mientras dormimos puede mejorar los hormigueos durante la noche o cunado nos despertamos por la mañana.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE). Los AINE, como el ibuprofeno, pueden ayudar a aliviar el dolor del síndrome del túnel carpiano a corto plazo.
  • Corticoesteroides. La infilitración con corticoesteroides puede disminuir la inflamación y la hinchazón, lo que alivia la presión en el nervio mediano.

Cirugía

La cirugía está indicada en aquellos casos con síntomas graves (afectaciones moderadas y severas) o cuando no se mejora tras realizar otros tratamientos.

El objetivo de la cirugía del túnel carpiano es descomprimir el nervio cortando el ligamento que presiona el nervio.

La cirugía es en régimen de Cirugía Mayor Ambulatoria (CMA) por lo que el paciente acudirá en ayunas el día de la cirugía y ese mismo día podrá marchar para casa.

En la cirugía se realiza una incisión en la palma de la mano sobre el túnel carpiano y luego hacemos un corte longitudinal en el ligamento, comprobando posteriormente que el nervio esté correctamente liberado. Se coloca un vendaje o yeso inmovilizando la muñeca durante la primera semana y no se recomienda hacer sobreesfuerzos durante el primer mes.

La mayoría de pacientes los hormigueos y el entumecimiento mejoran rápidamente, con los meses se recupera progresivamente la fuerza de la mano.

Deja una respuesta